Cine y TV

Las brujas de Eastwick: una noche llena de magia blanca

Rodrigo García Ferreyra repasó la historia detrás de la película de George Miller.

Las brujas de Eastwick: una noche llena de magia blanca - Radio Cantilo

martes 12 Nov, 2019

Las brujas de Eastwick es una película estrenada en 1987, con un elenco encabezado por Jack Nicholson, Cher, Michelle Pfeiffer y Susan Sarandon. Dirigida por George Miller, reconocido por su trabajo en Mad Max, es una de las cintas de brujas alejadas del mundo del terror y que se sumerge en la brujería de una manera más real: se trata de mujeres que no hacen daño, no maldicen. Por el contrario, sanan, curan, ayudan. Lo que sucede en este caso es que cuando ellas se unen, se hacen mucho más fuertes.

La historia se desarrolla en la ficticia ciudad de Eastwick, en Rhode Island, y trata de tres mujeres que son brujas y no lo saben. No es casualidad que la historia se desarrolle en esa zona: en New England es donde transcurre The Witch, es cerca de Maine, lugar en el que Stephen King le da vida a muchas de sus novelas, y es donde tuvieron lugar los históricos juicios de Salem. Y este relato va más o menos de eso: del juicio. No del juicio en un tribunal sino el de una sociedad podrida, de un pueblo pequeño donde el infierno es grande ante tres mujeres que están solas, viudas y divorciadas. Es un perfecto retrato de la época en la que se filmó.

La magia puede generar muchísimas cosas: invoca seres, invoca oscuridad, casi sin querer a veces. Cuanto más grande es la fuerza, más grandes son las chances de que ocurra. Y esta cinta aborda también eso: hay que tener cuidado con lo que deseamos, con lo que llamamos. Pero más allá de las mujeres, hay otro personaje crucial y es el de Daryl Van Horne, interpretado por Jack Nicholson. Y es, por supuesto, el diablo.

En esta película el demonio no aparece como alguien maligno. Se muestra casi como una oposición a ese concepto: un seductor, alguien amable que le da a quien se lo pide todo lo que necesite. Es, también, un protector. Todo lo hace, por supuesto, con un objetivo. Un objetivo que no aparece explícito: tener un hijo, que luego será el anticristo. Ese es el lado más oscuro de la historia. Ese fin es alcanzado por Daryl, que logró tener tres hijos, uno con cada una de las mujeres.

Quizás te interese

Dios, el diablo y la moral

En esta película George Miller tuvo su primera salida completa de la franquicia Mad Max. The Witches of Eastwick puede verse como un manifiesto de empoderamiento femenino o como una historia sobrenatural de mirada masculina que mantiene a las mujeres en su lugar tradicional.  The Witches of Eastwick nos presenta a Alexandra (Cher), artista, viuda y madre de una hija adolescente; Sukie (Pfeiffer), una madre soltera abandonada y columnista de un periódico; y Jane (Sarandon), una maestra de música clásica divorciada y sin hijos. Todos ellos están acostumbrados a tomar la basura habitual de los hombres.

La película está basada en la novela de Updike y allí las tres mujeres son miembros de un mini aquelarre establecido y ya tienen una idea del mal que pueden hacer antes de conocer a Daryl. Sin embargo, en la película, son solo mujeres abrumadas que se reúnen una vez por semana para tomar martinis, relajarse y hablar sobre sus vidas sexuales insatisfactorias, o la falta de ellas.

Dale play y conocé más detalles detrás de esta película de la mano de El Pacto Copérnico por Radio Cantilo.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...