Cine y TV

La serpiente y el arcoíris: una historia de zombies reales

Rodrigo García Ferreyra relató los hechos detrás de la cinta de Wes Craven. Revivilo en esta nota.

La serpiente y el arcoíris: una historia de zombies reales - Radio Cantilo

jueves 06 Feb, 2020

Los zombies han estado entre nosotros durante un largo tiempo, su concepto es extremadamente familiar para los amantes del cine y de la literatura. Normalmente no nos produce miedo, porque nos resulta lejano e irreal. A veces, incluso, hasta lleva consigo una carga de gracia. Sin embargo, más allá de algunas creencias populares, existen.

La serpiente y el arcoíris, una cinta de 1988, cuyo contenido es más real que fantasía, se mete en el oscuro mundo de los zombies. Dirigida por Wes Craven, quien tiene una tendencia a buscar en la realidad un alimento para todas sus historias, en esta producción nos muestra a un científico que viaja a Haití para encontrar una droga. El origen del viaje es una persona que murió, fue enterrada y luego fue encontrada viva caminando por el cementerio. El antropólogo, entonces, se sumerge en la búsqueda de esa sustancia que puede hacer que un hombre se transforme en un muerto viviente y que podría tener mucha utilidad para la medicina como producto anestésico. Este polvo que crea zombies es empleado por sacerdotes vudú.

El significado de La serpiente y el arcoíris proviene de las leyendas vudú, en donde la serpiente simboliza la tierra y el arcoíris el cielo. Entre los dos, todas las criaturas deben vivir y deben morir. Al tener alma, el  hombre puede quedar atrapado en un lugar terrible donde la meurte es solo el principio. Esta historia está basada en un hecho real, en una investigación llevada adelante por un científico que hizo el viaje para indagar sobre el fenómeno y se instaló durante cuatro años en Haití.

Wade Davis, un antropólogo y etnobotánico canadiense, se enteró que en Haití, a través de procesos desconocidos, lograban zombificar a los hombres muertos para luego utilizarlos como mano de obra esclava. Eso lo llevó a viajar hasta allí para investigar al respecto. Ahí conoció a Clairvius Narcisse, un campesino declarado muerto en 1962 y encontrado vivo en 1980. Según su propio relato, en una disputa con su hermano por la venta de unas tierras que habían heredado, lo habían envenenado. Y, tiempo después, con una pócima especialmente preparada por sacerdotes vudú, lo habían revivido y enviado a trabajar a un campo. Aunque era considerado un muerto viviente, él sentía y era consciente de todo lo que había sucedido. La otra cara de esta historia es la magia negra, que se apodera del espíritu y lo usa a su favor.

A partir del estudio de los casos en Haití, Davis escribió una serie de libros. Entre ellos, La serpiente y el arcoíris. Y así logró dar cuenta de que los zombies, efectivamente, existen. Conocé más de esta oscura historia de la mano de Rodrigo García Ferreyra en el aire de El Pacto Copérnico. ¡Dale play!

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...