×

Cine y TV

La novicia rebelde: un clásico con historia

Un relato verídico duro pero siempre acompañado por el sonido de la música.

La novicia rebelde: un clásico con historia - Radio Cantilo

miércoles 22 Abr, 2020

El 2 de marzo de 1965 llegó a los cines estadounidenses uno de los musicales más importantes no solo de aquella década sino de la historia del cine: The Sound of Music, conocida en nuestro país como La novicia rebelde. Protagonizada por la única e inigualable Julie Andrews, quien contó con la compañía de Chistopher Plummer, la cinta nos muestra la historia de María, una novicia que es enviada a la casa de un capitán de la Marina Imperial de Austria para que sea la institutriz de sus hijos.

Un dato no menor es que la película, estrenada en plena Guerra Fría, transcurre en los años en los que Austria fue anexada a la Alemania de Hitler y tiene algunos elementos verídicos. La familia Von Trapp, por ejemplo, existió en la vida real y los guionistas se inspiraron un poco en sus aventuras a la hora de darle forma a la cinta, basados en lo que la propia María relata en su libro La historia de los cantores de la Familia Von Trapp.

El film costó alrededor de 8 millones de dólares y recaudó casi 160 millones. Literalmente una locura para aquel entonces. Por supuesto gran parte de ese éxito se debió a su protagonista, que venía de arrasar el año anterior con Mary Poppins y que a partir de ese momento se consagraría como una de las estrellas más importantes del mundo de los musicales. Y al año siguiente fue la cinta que se llevó el Oscar a Mejor Película.

Julie Andrews, sin embargo, estuvo a punto de rechazar el papel. Como venía de trabajar en Mary Poppins, no quería hacer un personaje tan similar porque temía que la encasillaran. En su libro Home Work, la misma Julie cuenta que aquel iba a ser su segundo papel como niñera pero Arthur Park, su representante, la convenció. En ese libro también reveló que los niños que oficiaron de hijos de la familia eran fanáticos de Mary Poppins, así que durante las pausas de la grabación ella les cantaba algunas de las canciones de esa película.

Para quien no fue un acierto filmar la cinta fue para Christopher Plummer, que admitió mucho tiempo después que todo le parecía demasiado cursi y que le costaba horrores grabar con ese prejuicio en la cabeza. Además, no le gustaba trabajar con Julie Andrews y muchas veces fue a trabajar borracho porque realmente no soportaba estar ahí.

Rechazada inicialmente por Universal, La novicia rebelde fue tan exitosa que significó el salvataje de la quiebra para FOX, que había quedado arruinada después del fracaso de Cleopatra. En 1998 fue elegida por el American Film Institute como el cuarto mejor musical de la historia y en 2011 el Congreso de Estados Unidos la sumó al programa de preservación del Registro fílmico Nacional por considerarla cultural, histórica y estéticamente significativa.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...