Cine y TV

La invasión nostálgica de Disney

Con la llegada de Aladdín y Dumbo a los cines, la empresa inauguró una nueva era live-action para sus clásicas historias.

La invasión nostálgica de Disney - Radio Cantilo

jueves 23 May, 2019

Existe un dicho popular que dice que no hay nada nuevo bajo el sol. Bueno, Disney se lo apropió y lo transformó. La empresa, desde hace algún tiempo, comenzó a desempolvar sus grandes clásicos de antaño para, apelando a la nostalgia, volver a convertirlos en su caballito de batalla para copar las pantallas grandes y, por supuesto, alzarse con millones de dólares.

Hoy llegó a nuestros cines Aladdín, una remake del film animado que había estrenado Disney en 1992. Esta vez, el relato del joven que se encuentra con la lámpara del genio fue producida por Guy Ritchie y realizada en formato live-action: con personajes de carne y hueso. Está protagonizada por Mena Massoud, Naomi Scott, Will Smith, Marwan Kenzari, Navid Negahban, Nasim Pedrad, Billy Magnussen y Numan Acar. Con un guión adaptado a la actualidad pero que respeta al original, esta historia basada en los cuentos de Las mil y una noche  y El ladrón de Bagdad se enmarca en una serie de películas que la compañía lanzará en los próximos meses y que, como decía anteriormente, no son más que algunas de sus producciones más exitosas hechas de nuevo.

Esta costumbre, sin embargo, no es nueva. Ya a mediados de los 90 el gigante de la animación realizó la primera de estas remakes con personas reales de la mano de Glenn Close con 101 dálmatas (1996), que tuvo su secuela con 102 dálmatas (2000). Desde entonces, esta suerte de (re)estrenos fueron apareciendo esporádicamente. En 2010 llegó Alicia en el país de las maravillas, con la dirección de Tim Burton; en 2014 Maléfica, encarnada por Angelina Jolie; en 2015 Cenicienta; en 2016 El libro de la selva y Alicia a través del espejo; en 2017 La bella y la bestia, protagonizada por Emma Watson, y el año pasado Christopher Robin, con la actuación de Ewan McGregor, y El regreso de Mary Poppins, de la mano de Emily Blunt.

Pero en 2019 Disney redobló la apuesta. De acuerdo a lo anunciado, entre este año y el próximo se estrenarán siete remakes live-action y hay otras cinco de las que aún no se sabe fecha de llegada a los cines. Tras el desembarco de Dumbo en marzo, dirigida por Burton, y de Aladdín hoy, El rey león, la secuela de Maléfica y La dama y el vagabundo invadirán las salas en los meses venideros. Mulan  y Cruella lo harán en 2020, en tanto que se espera la confirmación del lanzamiento de La espada en la piedra, Pinocho, El jorobado de Notre Dame, Lilo & Stitch y La sirenita. Esto sin contar el regreso el 21 de junio de Toy story con la que será su cuarta entrega.

Las remakes resultan, aparentemente, un gran negocio. A finales de 2018, The Hollywood Reporter realizó una encuesta sobre qué historias querrían ver continuadas en el cine los estadounidenses. El 70% apostó por un regreso renovado de la saga Volver al futuro, seguida por Toy story, Indiana Jones y Jurassic Park. Por lo que no es de extrañar esta nueva era teñida de melancolía, con Disney a la cabeza pero que también tiene su eco en el cine de terror y, en menor medida, en otros géneros.

“La nostalgia es delicada pero potente. Es una punzada en el corazón mucho más poderosa que la memoria”, solía decir Don Draper. Todo hace indicar que Disney tomó esa frase como estandarte para seguir teniendo a sus pies a más de una generación que hoy es adulta y que creció mirando sus historias. Y, al mismo tiempo, continuar conquistando a los más chicos con relatos legendarios. Mientras se encarga de comprar cuanta productora se cruce en su camino (ya cuenta entre sus filas con Fox, Marvel, Hulu, Lucasfilm y Pixar, entre otras) y de seguir generando contenidos para el público infantil, la empresa no descuida ningún frente y continúa exprimiendo clásicos que resisten el paso de los años. Bien jugado, Disney. Bien jugado.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...