×

Cine y TV

Hamilton: el sueño americano de un marginado

La obra de Lin-Manuel Miranda repasa la vida de uno de los padres fundadores de los Estados Unidos.

Exclusivo web
Hamilton: el sueño americano de un marginado - Radio Cantilo

viernes 10 Jul, 2020

Siete años fueron los que Lin-Manuel Miranda dedicó a escribir lo que sería la obra que marcaría su carrera y que revolucionaría Broadway. Hamilton recorrió un largo camino antes de ser el musical que rompería récords en taquilla, que sería adquirido por Disney para estrenarlo como una película y se alzaría no solo con premios Tony sino también con Grammys y hasta un Pulitzer.

En 2008, Lin-Manuel Miranda no era la estrella mundial que es hoy. Había alcanzado un altísimo reconocimiento en Broadway, luego de ser el ganador de un Tony más joven de la historia por su musical In The Heights, pero su nombre no traspasaba las fronteras de la Gran Manzana. Y en aquel entonces, luego de saltar tan repentinamente a la fama, decidió tomarse unas vacaciones. En ese descanso se encontró con una biografía que le indicó hacia dónde tenía que ir su infinita creatividad. Alexander Hamilton, el libro de Ron Chernow publicado en 2004, fue la base de inspiración para la obra que el actor y compositor comenzó a planificar.

Hamilton fue uno de los hombres clave de la historia norteamericana. Padre fundador de los Estados Unidos, animal político, arquitecto del sistema financiero del naciente país, escritor de las bases constitucionales, fundador del The New York Post y primer Secretario del Tesoro, Alexander es quizás uno de los primeros hombres en encarnar lo que mucho tiempo después se conocería como el “sueño americano”. Inmigrante, huérfano, sobreviviente a un puñado de catástrofes personales y sin un centavo en el bolsillo, llegó a Nueva York para asistir a lo que hoy es la Universidad de Columbia con el objetivo de abandonar la miseria, ayudado por un grupo de millonarios de su ciudad natal que vieron en él un enorme potencial.

Casi cuarenta años de historia son los que resume Hamilton en los 160 minutos que dura el musical. Desde su llegada a Nueva York hasta su muerte y la incasable labor de su esposa por mantener vivo su legado. En el medio, la batalla de Yorktown, su matrimonio, su llegada al poder, sus múltiples enfrentamientos con los esclavistas, el fallecimiento de su hijo y la decisión que lo llevó a ser abatido en un duelo que le costó la vida. “Era cuestión de ser capaz de meter un año entero de historia en un verso”, declaró Lin-Manuel Miranda sobre su trabajo en la composición.

Antes de que Hamilton fuera la majestuosa obra que se estrenó en Broadway en 2015, Lin-Manuel había escrito un rap sobre Alexander que interpretó por primera vez en la Casa Blanca, en un encuentro organizado por el entonces presidente Barack Obama. Luego llegó un mixtape, con otras once canciones también rapeadas. Y fue sobre esa base que el musical terminó de tomar forma, con la cercana supervisión de Chernow, que se encargó de asegurarse de que todo lo que se contara tuviera rigurosidad histórica.

Concebida inicialmente como una pieza que podría convertirse en un álbum conceptual, Hamilton elige relatar la historia a través del hip hop, el R&B y el jazz, ritmos determinantes de la cultura estadounidense. “Los artistas de hip hop escriben tan bien de la lucha que enfrentan que la trascienden. Dejé de imaginar a los fundadores de la patria y mientras leía pensaba en qué rapero podría interpretar a cada uno de los personajes de la biografía”, explicó Lin-Manuel.

Negros, latinos e inmigrantes son los que le dan vida a la obra que se divide en dos actos y que está compuesta por casi 50 canciones, algo que Miranda, hijo de puertorriqueños, recalcó en plena ebullición del Black Lives Matter: “Hamilton no existe sin los personajes negros que crearon, revolucionaron y cambiaron el mundo de la cultura, la música y el lenguaje del hip hop. La idea del espectáculo literalmente no existe sin la brillante participación de los actores y equipo de raza negra que le dan vida a esta historia cada vez que se presenta”.

Estrenada primero en el circuito Off-Broadway, apenas unos meses después logró llegar a la meca del teatro musical estadounidense. Más de mil millones de dólares fueron los que recaudó en la taquilla neoyorquina, donde sigue intepretándose aunque ya ningún miembro del elenco original forma parte de la obra. En 2016, su éxito la llevó a Chicago y a un tour por diferentes puntos del país. Y el pasado 3 de julio, en las vísperas de la celebración de la independencia norteamericana, Disney la estrenó en su plataforma de streaming, con una filmación exclusiva de 2016 en la que se encuentran todos los actores originales que la transformaron en el éxito rotundo que es hoy. “La verá más gente en dos días que en cinco años”, afirmó Miranda, quien aún no puede dimensionar el tamaño y la trascendencia de su trabajo.

El marqués de La Fayette, Thomas Jefferson, Aaron Burr, Hercules Mulligan, James Madison, Eliza Schuyler, Angelica Schuyler, Peggy Schuyler, George Washington, Rey George III, John Laurens, Philip Hamilton y Maria Reynolds son los personajes que acompañan en este recorrido a Alexander Hamilton mientras él se encarga de escribir la historia estadounidense. A veces con aciertos, otras cegado por su egocentrismo, el niño abandonado por su padre y marcado por la temprana muerte de su madre llegó a la gran ciudad no solo para fundar las bases de un país sino también para dejar el germen de lo que luego se convertiría en una filosofía para la sociedad norteamericana: la idea de que el esfuerzo propio es lo único que se requiere para salir adelante.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...