×

Cine y TV

Funny Girl: el nacimiento de una leyenda

La cinta fue el debut cinematográfico de Barbra Streisand, que se convirtió en una de las estrellas más importantes de la gran pantalla.

Funny Girl: el nacimiento de una leyenda - Radio Cantilo

martes 19 May, 2020

Cuando llegó a la pantalla grande en 1968, Funny Girl ya había sido un éxito descomunal en Broadway y Babra Streisand era una estrella en las calles neoyorquinas. Sin embargo, triunfar en el cine suponía un desafío tanto para la actriz como para los escritores de la obra, especialmente porque se trataba del debut de Barbra en una película y porque no era lo mismo alcanzar la fama en la costa este que en la costa oeste.

La película en cuestión fue un boom en Hollywood también. En todo sentido: en taquilla superó con creces las expectativas de los productores, obtuvo ocho nominaciones a los premios Oscar y fue el puntapié inicial para que Barbra se convirtiera en la leyenda que es hoy.

Basada en el musical del mismo nombre, que a su vez se basó en la vida de Fanny Brice, el film muestra a aquella actriz de los años 20 que había tenido una relación tormentosa con quien fuera su marido y padre de sus hijos, Nicky Arnstein. Brice había nacido en Nueva York, a finales del 1800, en una familia de origen judío. Y, durante su adolescencia, había decidido dejar la escuela para comenzar a trabajar en lo que más le gustaba y lo que mejor sabía hacer: comedia. Ya para la década del 30 era sumamente reconocida en Nueva York por sus trabajos en la radio, el teatro, la música, la televisión y el cine.

Funny Girl fue un hito en la carrera de Barbra Streisand. Si bien para mediados de los 60, cuando la obra llegó a Broadway, ella ya tenía una carrera que iba camino a consolidarse, el papel de Fanny Brice la convirtió en una estrella. Esta película le valió no solo su primer Oscar sino también le abrió paso para lo que vendría después: el protagónico de un sinfín de películas, entre ellas Hello, Dolly y A star is born, otros dos grandes musicales de la historia del cine.

A partir de ese momento, Barbra fue en una de las caras más famosas del mundo del espectáculo a nivel global. Desde entonces grabó más de sesenta discos, rodó más de 20 películas y participó en varios especiales televisivos. Además de sus récords de ventas discográficas, es una de las pocas personas que tiene absolutamente todos los premios de la industria del entretenimiento: dos Oscars, nueve Golden Globes, diez Grammys, cinco Emmys, un Tony, un Peabody. Tuvo también reconocimiento por parte del Gobierno, que la agasajó en la famosa Gala Kennedy y le dio la Medalla Presidencial de la Libertad. Hasta el gobierno francés la distinguió con la Legión de Honor.

No hay, sin lugar a dudas, estrella más grande en el universo del entretenimiento  norteamericano que la chica neoyorquina de voz arrolladora.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...