Cine y TV

“Bound” rompiendo los limites del deseo

En el inicio de la nueva temporada de "El pacto Copernico", Hernán Moyano y Rodrigo Garcia Ferreyra estrenaron la sección "Materias Primas" con la opera prima de las hermanas Wachowski.

domingo 15 Mar, 2020

 

Era la época del éxito masivo de los thrillers eróticos, un subgénero cuya etiqueta nació con el bombazo en taquilla del mejor de todos ellos, “Bajos instintos”.

Bound (también conocida como Sin límites en Argentina, Lazos ardientes en España y Cómplices en México) es una película neo-noir de 1996 del género suspense criminal dirigida por las hermanas Wachowski. Ellas se inspiraron en Billy Wilder para contar una historia noir repleta de sexo y violencia. Financiada por Dino De Laurentiis, la película se realizó con un presupuesto muy ajustado con la ayuda de los escasos miembros del equipo de producción, incluyendo al cineasta Bill Pope. Las directoras tuvieron problemas para encontrar actrices para los papeles de los personajes lésbicos de Violet y Corky hasta que consiguieron a Tilly y Gershon. Para la coreografía de las escenas de sexo, las directoras contrataron a la educadora sexual Susie Bright, que además fue una de los extras de la película.

Tenían la idea de escribir una historia sobre cómo una persona podría ver a una mujer por la calle y realizar suposiciones sobre su sexualidad, pero cómo éstas podrían ser incorrectas.​ Querían jugar con los estereotipos mientras hacían una película que fuera entretenida y que contuviera sexo y violencia, porque esa era la clase de películas que les gustaba ver.

 

 

Para el año 1996 las hermanas ya habían escrito el guion de Matrix, pero antes necesitaban demostrar su valía detrás de las cámaras con el fin de conseguir un financista que se animara a invertir en una película de ciencia ficción que debía contar con efectos especiales revolucionarios pero necesarios para su narrativa, lo que se traducía automáticamente en un aumento exponencial del presupuesto.

Sin límites (Bound, 1996) es un neo-noir sensual, violento y paranoico, con dos mujeres fuertes y hermosas como protagonistas (Gina Gershon y Jennifer Tilly).

Violet (Tilly) es la mujer de Cesar (JoePantoliano), un miembro de la mafia que debe custodiar una valija con varios millones de dólares. El guión no da muchas vueltas y va directo al grano desde la primera escena: Violet se cruza en un ascensor con Corky (Gershon) y se observan con un deseo tan apasionado que parece traspasar la pantalla. Después de algunos coqueteos increíblemente sensuales deciden formar una pareja, robarle el dinero a Cesar y escapar para vivir la vida loca, financiada por esos dólares mal habidos.

 

 

La película es un atrevido alegato en favor del feminismo, la sexualidad no convencional y la fortaleza femínea en formato de género, popular, y sobre todo entretenido.

La solemnidad no tiene cabida en este relato, sin embargo el feminismo, la cultura lésbica, y esa mezcla entre el girlpower y la actitud riotgrrrl está representada de manera respetuosa y consciente

Si los mafiosos son estereotipos clásicos (padre jefe de la mafia, hijo bobo que se manda cagadas) es más para burlarse de lo estúpidos que pueden ser los hombres, básicos frente a mujeres fuertes y sagaces, que para plantar personajes simples.

 

 

El triunfo de la pareja se debe en gran parte a su fortaleza e inteligencia, pero también gracias a que César las subestima en todo momento sólo por el hecho de ser mujeres, el sexo débil en el imaginario popular, el fuerte y ganador en esta historia.

 

Escucha el informe completo sobre la opera prima de las hermanas Wachowski haciendo click en el reproductor

 

Sin límites, Violet no puede superar la barrera de las insinuaciones con Corky hasta que descubre la labrys tatuada en el brazo de su sensual vecina. Este hacha de doble filo era considerado un símbolo de poder en las antiguas sociedades matriarcales europeas, y hoy en día es utilizado por las feministas y lesbianas como símbolo de fortaleza y autosuficiencia. Violet “despierta”, se libera de las cadenas del género a partir de la visión de este símbolo, y finalmente se entrega a un romance sin culpas ni miedos.

Otra de las persistencias de los Wachowski es el aspecto de la mujer que porta el símbolo liberador. Dick dijo alguna vez que en sus novelas “existe una chica gótica que aparece como la puerta del protagonista, y les dice que su mundo es ilusorio, que hay algo falso en él. Tanto en Sin límites como en Matrix la portadora del símbolo que despierta al protagonista es morocha, gótica y con una personalidad fuerte. Si en Matrix Trinity ayuda a Morfeo a despertar a Anderson de su falsa realidad, en Sin límites Corky empuja a Violet a escapar de esa vida ilusoria e infeliz que lleva junto a un mafioso machista y cuadrado.

El teléfono también podría considerarse un elemento que se repite por su importancia en las dos primeras películas de Andy y Lana. En su opera prima es un artefacto fundamental para la supervivencia de protagonistas y antagonistas. Las constantes llamadas generan tensión y les proveen de tiempo para pensar una nueva estrategia salvadora o evasiva. Este aparato se expone como un atrezzo clave para forjar ese suspenso tan bien logrado durante todo el transcurso del relato, y se erige como un medio de comunicación más que importante entre Violet y Corky.

 

 

El papel de Violet se esperaba que fuera para Linda Hamilton, y Jennifer Tilly leyó en la prueba para el papel de Corky. Le encantó ese papel y deseaba interpretar a un personaje muy distinto al de otras épocas de su carrera.

Cuando el papel de Violet estuvo disponible, y Gina Gershon acudió a leer para el papel de Corky, Tilly estuvo de acuerdo con que Gershon haría mejor de Corky.6​ Se dio cuenta de que se identificaba con el personaje de Violet, una mujer “infravalorada por todos los hombres a su alrededor” que tiene que “seguir el juego”.

Gina Gershon sugirió el nombre de JoePantoliano a las hermanas Wachowski para el papel de Caesar. Fue su primer papel protagonista en una película,

Bound se rodó en 38 días en Santa Mónica, California.​ El director de fotografía original de las Wachowski dimitió a tenor de que no podía realizar la película con el presupuesto limitado del que se disponía, y además no creía que nadie pudiera. Las hermanas en consecuencia contrataron al cineasta Bill Pope, quien conocía “a un montón de tíos baratos”. Pope se involucró a fondo en la creación del estilo visual noir de la película. Las Wachowski y él se basaron especialmente en su amor por los cómics, especialmente por el cómic neo-noir de Frank Miller Sin City.

Las Wachowski pidieron a JoePantoliano que viera la película El tesoro de Sierra Madre de John Huston, y que se concentrara en el personaje de Humphrey Bogart para preparar la paranoia de Caesar. Gershon se basó en James Dean, Marlon Brando y Clint Eastwood.4​ Tanto Gershon como Tilly tuvieron ciertos nervios al rodar las escenas de sexo, y se prepararon para ello bebiendo tequila.

Las escenas de sexo fueron coreografiadas por la escritora feminista y educadora sexual Susie Bright. Las hermanas Wachowski eran fanes de Bright y le enviaron una copia del guion junto a una carta solicitándole que fuera una de los extras de la película. Cuando leyó el guion le encantó, en especial el hecho de que las mujeres se divirtieran haciendo el amor y no tuvieran que disculparse por ello. Un tanto decepcionada de que no se especificara qué pasaba en las escenas de sexo, preguntó si podría ser una consultora del sexo en la película, y ellos aceptaron.

 

 

Bound fue calificada por la Motion Picture Association of America como R (permitida a menores acompañados por un adulto) por “mucha sexualidad, violencia e insultos”. Para conseguir esa calificación (y evitar la de NC-17, prohibido para menores de 18 años, letal para conseguir un buen nivel de audiencia), los directores tuvieron que cortar parte de la primera escena de sexo entre Corky y Violet

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...