×

Cine y TV

Basado en hechos reales: tres true crime que no podés dejar de ver

A veces la realidad supera a la ficción.

Exclusivo web
Basado en hechos reales: tres true crime que no podés dejar de ver - Radio Cantilo

viernes 05 Jun, 2020

Jeffrey Epstein: asquerosamente rico

Pocos hombres se manejaron con la impunidad que le daba el dinero como lo hizo Jeffrey Epstein durante largos años. El asesor financiero, cercano a algunos de los personajes más poderosos del mundo, tenía lo que quería al alcance de su mano. Millones de dólares en el banco, mansiones en lugares exclusivos, jets privados y hasta una isla a su disposición. Con esos elementos, y un puñado de cómplices, construyó una red de prostitución, abuso sexual y tráfico de menores. Por mucho tiempo fue protegido hasta por el mismísimo gobierno estadounidense. Pero en 2018 todo quedó al descubierto y Epstein estaba a punto de ir a juicio cuando se suicidó.

Este documental de Netflix, que cuenta con el testimonio de algunas de sus víctimas, relata el entramado que fue armando, pone al descubierto a sus cómplices y muestra la verdadera cara de un hombre egocéntrico, perverso y miserable.

Atlanta’s Missing and Murdered: The Lost Children

Entre finales de los 70 y principios de los 80 la ciudad de Atlanta se enfrentó a uno de los momentos más trágicos de su historia: la desaparición y el asesinato de al menos 30 niños afroamericanos. Al principio, las autoridades locales y nacionales no le dieron mayor importancia al tema hasta que se tornó insostenible y la policía no podía dar con el culpable. Se involucró el FBI, las madres se organizaron para resolver por sus propios medios los crímenes y la violencia escalaba frenéticamente. Hasta que Wayne Williams fue detenido y procesado por dos de los asesinatos en 1982.

Pero la justicia lejos estaba de haber llegado para el resto de las familias. Cuarenta años después, los crímenes siguen sin resolverse. Sin embargo, la alcaldesa de Atlanta decidió reabrir el caso en 2019 para buscar nuevas evidencias. Con entrevistas a familiares y los protagonistas de la investigación inicial, el documental de HBO repasa el abandono y el maltrato que sufrieron las madres por parte del gobierno, la poca rigurosidad de la investigación y cómo quedó marcada la parte más vulnerable de la sociedad luego de aquellos fatídicos días.

McMillions

Doce años. Esa fue la cantidad de tiempo que un hombre estafó a McDonald’s. Bueno, en realidad no lo hizo solo. Pero sí comenzó individualmente. Todo empezó a finales de los 80, cuando la cadena de comida lanzó una promoción basada en el Monopoly, uno de los juegos más populares de Estados Unidos. Así, los envoltorios de la comida venían con pequeñas fichas que hacían las veces de tarjetas del Monopoly y otorgaban diferentes premios que iban desde productos de la empresa hasta un millón de dólares. Fue tal el éxito que alcanzó aquello que se extendió por casi tres décadas y se convirtió en un clásico para los consumidores de hamburguesas.

En el medio de todo eso aparece el personaje principal de esta historia: el jefe de seguridad de Simon Marketing, la empresa encargada de la impresión y distribución de las fichas del juego de McDonald’s. Aprovechando su posición, el hombre logró robar las piezas que tenían los premios más valiosos sin que nadie se diera cuenta. Posteriormente, empezó a lucrar: le daba las fichas a gente conocida a cambio de obtener una parte de las ganancias. La red, con el paso de los años, se amplió a límites insospechados, sumando a un clan mafioso neoyorquino. Hasta que en 2001 todo se derrumbó.

El documental de HBO muestra en seis episodios cómo se tejió una de las mayores estafas de la historia norteamericana, con testimonios imperdibles y un relato que por momentos parece irreal.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...