×

Cine y TV

Aullidos: un clásico del horror que rompió moldes

Una de las tantas adaptaciones de la historia del hombre lobo se convirtió en una imprescindible del género. Repasá junto a Hernán Moyano algunos detalles detrás de la cinta.

Aullidos: un clásico del horror que rompió moldes - Radio Cantilo

miércoles 12 Feb, 2020

Hay relatos de hombres lobos desde hace siglos. Extrañamente, no surgió de una fuente literaria sino del folklore y antiguas leyendas que se remontan a Egipto, Grecia y Roma. Inclso en La República, Platón menciona un caso de licantropía. La licantropía también es una enfermedad mental en la que el enfermo cree convertirse en lobo. Uno se los casos más famosos fue el de Peter Strube, un asesino en serie alemán juzgado en colonia en 1589. Stube mataba, descuartizaba y devoraba a sus víctimas: durante el proceso, aseguró que poseía un cinturón mágico que lo convertía en hombre lobo. Posteriormente, fue despellejado con pinzas al rojo vivo, decapitado y por las dudas sus huesos fueron pulverizados a mazazos.

La popularidad del lobizón se debe al cine, especialmente al segundo hombre lobo sonoro de la Universal, The Wolf Man de George Waggner (1941) que inmortalizó Lon Chaney Jr. Si el vampiro es una criatura malvada que suele disfrutar de sus poderes sobrenaturales, el hombre lobo es una víctima de su metamorfosis.

La primera adaptación al cine que se conoce fue un corto de 1913 de Henry McRae. Desde entonces, la historia fue llevada a la pantalla en más de 100 ocasiones. Pero sin dudas un momento crucial se produjo en 1981, cuando Rick Baker logró dejar atrás la clásica metamorfosis por sobreimpresiones para asombrar al público con transformaciones logradas a través de increíbles efectos especiales en Un hombre lobo americano en Londres de John Landis, que le valió su primer Oscar.

Baker empezó trabajando para otro dios de los efectos como fue Dick Smith, para quien hizo algunos trabajos de laboratorio en El exorcista y pronto demostró lo que podía hacer en King Kong de John Guillermin en 1976, donde interpretó al mono. A Baker le habían ofrecido trabajar en Aullidos, pero ya se había comprometido con John Landis para trabajar en Un hombre lobo americano. Curiosamente los efectos en Aullidos estuvieron a cargo de su alumno Rob Bottin, quien demostró sus capacidades, pero quedó un poco relegado a partir del inmenso trabajo de su mentor.

Aullidos fue la primera película que rompía con el molde de las películas de hombres lobos, añadiendo erotismo y perversión y ocultando los clichés del género. Mezcló la licantropía con elementos propios del cine exploit. Perversión, acoso sexual, promiscuidad y ninfomanía. Todo sin perder el tono de película comercial. Aún continúa pareciendo aterradora por su impresión tonal. Con la ayuda del operador de steady cam John Hora, el director mezcla hiperrealismo nocturno propio de directores como Friedkin o Paul Schader y fantasía de corte legendario. Con escenas memorables como la del peep show.

La película contó con un presupuesto que apenas superaba el millón de dólares, amplio para lo que era habitual en las producciones de New Line, pero que por ejemplo obligó a filmar la secuencia de arranque en la que la protagonista se encuentra con el licántropo asesino en la cabina porno en el garaje de la casa del propio director. Inicialmente se había contratado a David Allen para que realizara una serie de figuras para presentar los licántropos mediante el método de stop-motion, estilo Ray Harryhausen, pero Dante no quedó satisfecho con los resultados y optó por hacerlos mediante una mezcla de muñecos y actores convenientemente maquillados. Rick Baker abandonó la realización de los maquillajes de esta película para irse a trabajar con la competencia, Un hombre lobo americano en Londres.

Recaudó en los cines estadounidenses 18 millones de dólares, de manera que las secuelas no se hicieron esperar, y acabó convertida en una saga compuesta por siete entregas, siendo la más floja la segunda, mejorada con la cuarta, pero definitivamente corrompida por la aparición de otras criaturas en las siguientes.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...